Países están en carrera para adoptar tecnologías bajas en carbono

blogqspcombustiveletanol-petrobras

Fuente: diariolibre.com.do

LIMA. Los países participantes en la cumbre sobre cambio climático en Lima (COP20) están en una carrera para adoptar tecnologías que los conduzca a una economía baja en carbono y la velocidad dependerá de sus compromisos en el nuevo acuerdo.

Así lo aseguró en una entrevista con Efe, la secretaria de la Convención Marco sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (UNFCCC), Christiana Figueres, quien agregó que «aquellos países que aceleren ese proceso de transición hacia una economía baja en carbono tendrán muchas ventajas, contra otros países que se mantengan con una tecnología que ya está obsoleta».

Figueres agregó que «lo que hay es una carrera de tecnologías, donde las tecnologías del siglo pasado, fundamentadas en combustibles fósiles, ya son obsoletas y los países más avanzados están desarrollando tecnologías limpias porque saben que hacia allá vamos».

La secretaria de la UNFCCC señaló que cada país tiene que buscar dónde están las oportunidades de reducción de emisiones, «que sean positivas y beneficiosas para su propia economía».

El objetivo principal de la cumbre de Lima es pactar un documento base sobre la reducción en la emisión de gases de efecto invernadero que deberá ser aprobado el próximo año en París para sustituir al Protocolo de Kioto, suscrito en 1997 y con vigencia hasta 2020.

El reto es lograr que todos los países acepten este borrador y presenten sus contribuciones en la lucha contra el cambio climático antes de marzo de 2015.

«Además de ese acuerdo marco, habrá que decidir cómo va a funcionar a lo largo de su vida, cómo se van a ir sumando, en cada período, las contribuciones nacionales de cada país», afirmó Figueres.

«Los números que se pongan sobre la mesa el año entrante son números que van a regir a partir del 2020, y luego los países van a decidir sobre esas ampliaciones», aunque no se ha decidido aún si las cifras de reducción van a regir al 2025 o al 2030, aclaró.

No obstante, en cada uno de los períodos, que pueden ser de cinco o diez años, «la reducción de las emisiones (contaminantes) tiene que ser mayor», afirmó Figueres.

La secretaria de la Convención Marco remarcó que se espera que «sean mayores los esfuerzos, pero también mayor cantidad de países porque el Protocolo de Kioto cubre muy pocos países, y lo que se quiere es que este acuerdo nuevo cubra todos los países».

«Entonces, todo ese proceso es lo que tiene que montarse, por lo menos en borrador, acá en Lima. Cada uno de los países soberanamente estará poniendo su contribución sobre la mesa», explicó.

Figueres destacó que «las dos economías más grandes del mundo, dos de los emisores más grandes del mundo, que son Estados Unidos y China, ya han salido adelante a decir que ellos van a formar parte e incluso ya han puesto sus números sobre la mesa, y la Unión Europea también».

«Entonces, teniendo a los más difíciles dentro del corral, ya es más fácil seguir con los demás», añadió.

La Unión Europea ha adoptado el compromiso de reducir sus emisiones de gases invernadero en un 40 por ciento, mientras que China alcanzará el tope de sus emisiones en 2030, año en el que un 20 por ciento de la energía consumida por ese país procederá de fuentes limpias y renovables.

Estados Unidos se ha comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para 2025 entre un 26 y un 28 por ciento con respecto a los niveles de 2005, lo que supone el doble del recorte previsto entre 2005 y 2020.

Con respecto a la respuesta de los países de América Latina, Figueres afirmó que «están haciendo su tarea, identificando dónde pueden hacer sus reducciones, y dónde tienen que incrementar su adaptación».

 

© 2010-2020 Fundación Energía y Desarrollo.