Para compensar con bienes la deuda de Petrocaribe, en seis años se ha presupuestado RD$72 millones

COMMODITIES-ENERGY-OIL-PRICE-RECORD

Fuente: diariolibre.com.do

SANTO DOMINGO. Petrocaribe es un acuerdo que facilita combustibles, financiamiento concesionario y mercado para exportación de bienes a sus países miembros. Es toda una “ganga”, al ofrecer un plazo de vencimiento de hasta 23 años y dos de gracias, y una tasa de interés de un uno por ciento.

Pero las facilidades del acuerdo de Venezuela con 16 países del Caribe y de Centroamérica, incluyendo República Dominicana, tal vez no ha ido acompañada de un uso suficientemente responsable de esos recursos. Esta parece ser la realidad de República Dominicana.

Los ingresos por ese financiamiento van a parar al fondo general como apoyo presupuestario. Se utiliza para el pago del subsidio a la electricidad, observa el economista Pablo de Jesús Tejeda King, subdirector de área de la Oficina de Petrocaribe. “También se usa para el cuatro por ciento para la educación”, responde. Y es cierto. Porque los fondos de Petrocaribe no están especializados, y por lo tanto no es posible determinarle la tasa de retorno financiero que permita pagar la deuda.

Por esa razón se contempla compensar esa deuda con exportaciones de bienes. Según datos de la Oficina Coordinadora de Negociaciones de Petrocaribe, suscrita al Ministerio de Hacienda, en 2010 República Dominicana comenzó a compensar esa deuda con exportaciones de caraotas (habichuelas negras) hacia Venezuela. Durante ese año, hacia Venezuela se realizaron exportaciones de ese producto por un valor de un millón de dólares, y en 2011 alcanzaron la cifra de más de 2.2 millones de dólares. En total, el país vendió caraotas a Venezuela por más de 3.2 millones de dólares durante esos dos años, antes de que esas exportaciones fueran interrumpidas por causa de que sus costos locales de producción eran más elevados que los internacionales, explica Rubén Suriel, coordinador de la Oficina de Petrocaribe.

Según Suriel, los altos costos de producción locales dieron lugar a que el grano fuera importado al país, para luego ser exportados a Venezuela. Esto se denomina como “triangulación comercial”, y en el marco de los términos de Petrocaribe esa práctica es considerada tramposa.

Triangulación pública

Sin embargo, en los presupuestos públicos de 2010 y 2011 (formulados) también se observa una triangulación, pero en este caso, de tipo financiero. En la clasificación institucional del gasto, correspondiente a la Administración de Obligaciones del Tesoro Nacional, en cada año aparecen consignados 12 millones de pesos para “la oficina Negociadora del pago de la deuda en especie de Petrocaribe”.

Pero estas partidas fueron financiadas con recursos externos. En otras palabras, durante 2010 y 2011, el Gobierno destinó recursos provenientes de fuentes externas para aparentemente pagarles en pesos a las empresas por los bienes que exportaban hacia Venezuela, en compensación de la deuda.

En los presupuestos públicos de los siguientes años, incluyendo el proyecto de 2015, se continuó consignado la misma cantidad nominal a la Oficina Negociadora del Pago de la Deuda en Especie de Petrocaribe, pero en esas ocasiones las fuentes identificadas fueron internas.

Para los seis años, e incluyendo el proyecto del 2015, en total se ha consignado en los presupuestos anuales solo 72 millones de pesos.

Hasta agosto de 2014, el saldo de la deuda dominicana con Petrocaribe es de US$4,261.9 millones. Desde que en 2010 se comenzó a compensar con exportaciones de bienes ha crecido 130.4%.

El monto acumulado por exportación, entre 2010 y 2014 fue de 136.9 millones de dólares, sin embargo, en los presupuestos de esos años se consignaron fuentes financieras por Petrocaribe por un monto equivalente en pesos de 112,444 millones.

Las empresas exportadoras

En la Oficina Negociadora de del pago de la deuda en especie de Petrocaribe aparecen registradas 25 empresas dominicanas del área de alimentos. Producen pastas alimenticias, harina de trigo, huevos, pollo, ajíes, pepinos, queso, bananos, habichuelas, azúcar líquida, pulpa de frutas, juegos enlatados, galletas, aceites y mantequillas. También están registradas, con interés de exportar hacia Venezuela, ochos empresas farmacéuticas, tres productoras de fertilizantes, cuatro de materiales de construcción, cinco constructoras de vivienda, diez de productos de bellezas y cuidado personal, y otras 10 con ofertas de productos variados, entre las que se incluye al Ministerio de Turismo, con su promoción de Puerta Plata como destino.

 

© 2010-2017 Fundación Energía y Desarrollo.