Cambio Climático: enseñanzas de la experiencia cubana

Smoke billows from the site of a burning

Fuente: diariolibre.com.do

A finales del año pasado, la República Dominicana recibió una noticia poco alentadora de parte del Banco Mundial. El reporte no tenía nada que ver con el estado de la economía del país, o el balance de la deuda externa, o con medidas de desarrollo, al menos no directamente. Se trataba de un tema de supervivencia.

De acuerdo a la institución, de mantenerse el ritmo acelerado de subida del nivel del mar, la ciudad de Santo Domingo estaría entre las cinco ciudades que podrían quedar bajo el agua para el 2050, por efecto del cambio climático (después de Alejandría, Barranquilla, Nápoles y Sapporo).

Pero la erosión causada por el agua salada y las inundaciones de las zonas costeras son sólo parte del problema. En base a los escenarios del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, los impactos esperados en la República Dominicana abarcan desde problemas de escasez de agua para consumo y para producción, y expansión de la desertificación, al incremento de los daños causados por tormentas y huracanes (cuya frecuencia e intensidad aumentará) y pérdidas económicas por daños a actividades productivas, como la agricultura y el sector turismo.

Aunque el país ha empezado a tomar acciones para afrontar este reto, todavía queda mucho por hacer, advertía el experto en cambio climático del Banco Mundial, Jerry Meier, señalando «una falta de conocimiento sobre los terrenos inundables» y la ausencia de zonas prohibidas para construcción.

En la región, casi todos los países están dando sus primeros pasos en cuanto a preparación para lidiar contra el cambio climático. Todos excepto Cuba.

Dada su proximidad y características geográficas similares a la República Dominicana, el escenario de impacto del cambio climático en Cuba es similar al nuestro, con la diferencia que la nación cubana lleva años desarrollando una política de cambio climático práctica y efectiva.

Según Oxfam International, Cuba es uno de los países a la vanguardia en la adopción de medidas para mejorar la comprensión del fenómeno de cambio climático y en la implementación de acciones encaminadas a reducir la vulnerabilidad de la población a un clima que no sólo es variable, sino que también está cambiando.

«La adaptación al cambio climático es un tema de gran preocupación para el futuro de la mayoría de los gobiernos de los estados insulares del Caribe. En Cuba, este esfuerzo ha estado en marcha desde hace bastante tiempo, e implica no sólo la formulación de planes, sino también la toma de acciones concretas en el terreno,» concluyó la entidad.

© 2010-2017 Fundación Energía y Desarrollo.