Sur Futuro alumbra el sector Las Cañitas

7045d

Fuente: listin.com.do

Santo Domingo

La magia de la iluminación, que no tenían y que era un sueño para ellos, se pudo materializar, dejando atrás la oscuridad que imperaba en el recóndito sector Las Cañitas y otros cuatro parajes que pertenecen al municipio Padre las Casas, de Azua, y dando paso a una realidad más acogedora.

En las humildes viviendas ubicadas a casi cuatro kilómetros de distancia del referido municipio, en las comunidades La Fortuna, Los Ahuqueyes, Los Vallecitos y El Roblito, donde sus carreteras son de tierra y piedras y colindan con las montañas, habita la esperanza y la generosidad de sus residentes, quienes sonríen a pesar de sus precarias condiciones de vida.

Los señores Olga García y Leonidas Delgado, esposos que han procreado 12 hijos, ven una nueva etapa de sus vidas, ahora que pueden disfrutar de la luz de una bombilla, que alumbra su hogar o de las imágenes transmitidas por un televisor, aunque lamentan no tener uno en su casa.

“Nosotros vivimos con tantas necesidades y agradecemos la ayuda. No se han llenado completamente las expectativas porque quizás no podemos tener una nevera, una lavadora, pero si podemos tener algunos equipos que nos ayudan, especialmente esa luz para nosotros no tenemos con qué compararla”, expresó García.

El señor Delgado, a diferencia de algunos comunitarios, desde que le plantearon del proyecto, mantuvo la fe en que sería una realidad. “Ellos nos van a ayudar para que tengamos la luz completa”, les decía a sus vecinos.

El humo y la deforestación a las que recurrían producto de las velas, lámparas y fogatas que creaban para iluminar sus casas y el entorno en las noches, era un factor que les atormentaba, ya que esto podía terminar en un incendio, afectaba la naturaleza y les ocasionaba enfermedades en la piel.

“Nosotros no considerábamos el bosque. Usábamos la cuaba por montón y además después de ahí agarrábamos el humo de la vela, que hasta por los poros a uno se le entra; lo que nosotros pasamos con esto no era sencillo”, alega la señora García.

Los residentes saludan la iniciativa de Sur Futuro y la Unión Europea, que financian el proyecto Sur Solar, el cual consiste en la instalación de un sistema de iluminación para viviendas, compuesto por un panel de 150 vatios, dos baterías de ciclo profundo y un regulador o inversor.

A cada casa se le colocaron cinco bombillas, cuatro toma corriente y tres interruptores, y el equipo también tiene capacidad para un televisor, un radio y cargar celulares.

El proyecto también incluye la aplicación de refrigeradores de 150 litros, conectados a dos paneles de 87 vatios cada uno, con tres baterías de ciclo profundo. Además, están en proceso la instalación de potabilizadores de agua, para garantizar la calidad del vital líquido, que llega con poca purificación.

(+)
RESALTAN APORTES A LOS NEGOCIOS

COMERCIOS
La señora Selenia Delgado, madre de familia, hace aproximadamente 20 años que fundó un pequeño colmado en el sector con el que mantiene a sus hijos y coopera con su esposo en las necesidades del hogar.

La existencia de energía solar y de un refrigerador para su negocio, la han hecho progresar más. “Ahora vendo más, antes no podía vender productos fríos. Estoy orgullosa”, externó. Otros cinco negocios también poseen “freezers”.

Los comunitarios ya se han acostumbrado a estas condiciones al momento de dirigirse al establecimiento en busca de un refresco o algún líquido. “Ya estamos ñoños y contentos. Vamos al colmado y decimos: ¿no hay refresco frío?, ah no, pues déjalo”, relató Hermógenes Ferreras.

Y como una familia, si alguien compra algún producto en el pueblo que amerita refrigeración, como el queso, por ejemplo, lo guarda en uno de esos freezers.

DETERMINACIÓN
Los ocho maestros que imparten clases en la escuela Las Cañitas, tres hombres y cinco mujeres, permanecen de lunes a viernes en el plantel, ya que la distancia y lo difícil del camino árido y solitario y la falta de vehículos que transiten por el lugar, no les permiten desplazarse a diario.

Han dejado sus familias, a quienes ven los fines de semana para dedicarse a esta labor, de la que no se arrepienten.

“Es difícil, pero lo hacemos”, dice la directora de la escuela.

Mientras que el profesor Valenzuela sostiene que “al inicio resultaba rezagado, pero después que sabes que tienes una responsabilidad, tienes que cumplir”.

Avances en las escuelas
No solo las viviendas de unas 219 familias de toda la zona han sido beneficiadas con esta obra. Hay también unos cuatro centros educativos que pueden ofrecer una mejor asistencia a sus estudiantes, entre los que se encuentra la Escuela Básica Las Cañitas.

Su directora, Roselia De León, confirma la información y agradece el aporte de la Fundación Sur Futuro. “Para la escuela ha sido un avance, antes teníamos luz, pero no así, era solo en un pabellón y como quien dice no la podíamos usar”, enfatizó.

Producto de la falta de energía, una problemática que sufrían era que los alimentos que se preparaban en la escuela no se conservaban con calidad por la necesidad de refrigeración, lo que no contribuía con el buen estado de salud de los educandos. “Ahora nos han instalado paneles y también freezers donde tenemos guardados los alimentos”, agregó.

Esta medida también ha representado un mejor rendimiento académico de los alumnos, quienes muchas veces por falta de luz no podían estudiar cuando caía la tarde y se acercaba la noche.

“Decían que no podían estudiar porque no tenían la luz, pero ahora ellos pueden estudiar y se ve el avance, se ve que están más activos”, precisó De León. La educadora informó que actualmente el centro, que fue fundado hace cinco años, funciona desde primaria hasta tercero de media, con una matrícula de 189 estudiantes. Adelantó que para el año entrante piensan agregar el cuarto de bachiller.

Al recorrer las instalaciones del plantel se notó la interacción de los estudiantes con los maestros y las buenas condiciones del espacio. En el caso del profesor de segundo de primaria, Antonio Valenzuela, ser parte del equipo de ocho maestros que se dedican a la labor de enseñar, dice que es un privilegio. Resalta la importancia de la energía solar para el desarrollo educativo y recreativo de los niños y sus familias.

 

© 2010-2017 Fundación Energía y Desarrollo.