ADIE plantea atrasos alejan las inversiones

shutterstock_119912677

Fuente: listin.com.do

Santo Domingo

Los planteamientos propuestos en la Ley de capitalización, especialmente en lo concerniente al sector eléctrico, funcionaron, porque se operó sobre la base de un sistema dual. Sin embargo, los atrasos que han venido sucediendo en el sistema y que según la Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE) envuelven un promedio de US$600 millones de acreencia fija, implica unos US$4.8 millones de intereses (8%) mensuales en los bancos.

Cada año, el Estado paga esos intereses porque es quien paga el subsidio a las distribuidoras y los bancos son los que se ganan esos intereses, explicó la ADIE, a través de sus ejecutivos. Los atrasos, dicen, alejan las inversiones.

En cambio, recuerdan quecuando se aplicó en 1999 el sistema dual las inversiones fluyeron y entraron más de US$2,000 millones al sistema solo en generación eléctrica, y un monto importante mixto (sector privado y público en distribución).

Para Otto González, presidente de la ADIE, esto puede funcionar; quien explicó en compañía de Milton Morrison, vicepresidente ejecutivo de la entidad, que la generación es una inversión a largo plazo que envuelve muchos millones de dólares, mientras la demanda va en aumento. Morrison enfatizó que para los inversionistas extranjeros el tema de la deuda es vital, porque si no observan claridad en el pago, y atrasos, “no le es atractivo”, y por eso es que la ADIE insiste en el inicio del Pacto Eléctrico.

La Ley General de Electricidad, como parte del proceso de capitalización, contempló que los contratos de generación vencieran a cinco años, y posteriormente se renegociaron a más largo plazo por problemas en las distribuidoras.

Se trata de un tema integral, dijeron González y Morrinson durante su participación en el encuentro LISTíN DIARIO en la Globalización que coordina el economista Juan Guilliani Cury para esta sección de Economía & Negocios.

“Un modelo integral del sector eléctrico que involucre todas las variables, es necesario, aunque todavía no se ha hecho”, dijo González.

Distribución
En el tema de la distribución el Estado aporta unos US$1,300 millones por los problemas de no facturación y de impago, recordó.

Morrison enfatizó que el tema de las pérdidas tiene mucho que ver con la poca sostenibilidad y acciones en el tiempo, lo cual es factible y necesario en la distribución. Mientras que González opinó que con las inversiones adecuadas y una gestión bien estructurada se podrán reducir las pérdidas en la distribución, al tiempo que precisó que es cierto que se requiere generar energía más barata, pero hay que recordar que luego de la ley de Electricidad vino la capitalización, “y eso fue para que se introdujera nueva generación más competitiva y más barata, como está estructurada la Ley de Electricidad”. Con esa ley, indicó, se plantearon licitaciones de mediano y largo plazo, con reglas claras. Explicó que siempre se ha cuestionado la causa por la cual las empresas distribuidoras en manos privadas no funcionaron y el hecho es claro: los atrasos en los pagos  de subsidio y el congelamiento de las tarifas, lo que las descapitalizó.

Sin embargo, esa diferencia de costo, porque compran a los generadores también implica nuevos costos para este sector que adquiere recursos en financiamiento en dólares con la banca privada y que tiene que pagar intereses por el orden de 8% mensual. Es necesario determinar cuantitativamente la generación que requiere la economía, tomando en cuenta el crecimiento de 80 a 100 megavatios anual, dijo.

LA PLANIFICACIÓN DEL SECTOR
Para el presidente de la ADIE es de suma importancia la planificación en el sector eléctrico nacional como puntal del desarrollo, porque la inversión es a largo plazo y se recupera hasta a 20 años. Hay que ver qué se requiere para ir planificando el crecimiento de la demanda para poder hacer las inversiones en el momento adecuado.

 

© 2010-2020 Fundación Energía y Desarrollo.