Sin definir las reglas, la electricidad será precaria

shutterstock_117501793

Fuente: diariolibre.com

El ingeniero Hipólito Núñez, ex administrador de Edesur y de Edenorte entiende que «aunque el gobierno anda por el camino correcto trabajando para el futuro, indiscutiblemente no podrá mostrar resultados positivos en su período, porque las plantas que se construyen estarán disponibles para producción comercial a finales del año 2017».

Los beneficios de estas plantas que redundarán en una reducción del déficit financiero del sector, le corresponderá mostrarlo a las autoridades que se instalen a partir del 2016. Por esta razón, dice, se tiene que trabajar conjuntamente en otros frentes que les permitan a la población sentir un alivio en la electricidad suministrada por las actuales autoridades.

Diario Libre lo entrevistó. Estas son sus respuestas:

1. Concluido el proceso de licitación de las plantas a carbón, el siguiente paso es ajustar el modelo y trabajar en una estructura eficiente del área de distribución que permita entregar a los clientes un servicio con mayor calidad, en más cantidad y al menor precio posible. Nos referimos a la unificación de las tres EDE’s en una sola Empresa Distribuidora Estatal, la implementación de las Comercializadoras de Electricidad, las Cooperativas Eléctricas, así como, el Plan de Telemedición y Telegestión de todos los clientes, circuitos y centros de transformación.

2. Iniciar cuanto antes la instalación de la Central a Gas Natural en el Norte del país, tal como fue concebido en el Plan de Gobierno para el Sector Eléctrico, que puede estar disponible en menos de 18 meses. No es conveniente hacer contratos de largo plazo en un mercado del Gas Natural en situación de incertidumbre. Tenemos que estar claros de que el Shale Gas o Gas de Esquisto, no estará disponible hasta después del 2017.

3. Explotar todo nuestro potencial de energía renovable cuyos precios estén por debajo del precio medio de compra de las empresas distribuidoras. Cada kilovatio hora que generamos por medios renovables significa menos dólares en la importación de combustibles fósiles, pero lo más importante, es el equilibrio que nos permite esta energía con la emisión de gases de efecto invernadero que produce nuestro parque térmico.

Una nota importante es lo relacionado con la contratación de las plantas a carbón que resultaron del reciente proceso de licitación llevado por la CDEEE. El Artículo 38 de la Ley General de Electricidad (125-01), que crea a la CDEEE, no le confiere a la misma la facultad de ser propietaria de instalaciones de generación.

Dentro del holding de las empresas eléctricas estatales, la ley solo hace una excepción en el Párrafo I del Artículo 11, en cuyo texto dispone que «excepcionalmente, cada una de las tres empresas de distribución resultantes del proceso de capitalización de la Corporación Dominicana de Electricidad podrán ser propietarias directa o indirectamente de instalaciones de generación, siempre que esta capacidad no exceda el quince por ciento (15%) de la demanda máxima del sistema eléctrico interconectado».

En este sentido, para resolver este impase legal, proponemos escoger una de las siguientes sugerencias:

1. Sin tener que modificar la ley, transferir este activo a las tres empresas distribuidoras Edenorte, Edesur y Edeeste.

2. Modificar la Ley 125-01 y darle la facultad expresa a la CDEEE para que pueda ser propietaria de facilidades de generación.

3. Modificar la Ley 125-01, para cambiar el objeto de la Empresa de Generación Hidroeléctrica (EgeHid) y convertir la misma en la Empresa de Generación Eléctrica Dominicana (EGED) adscrita al Holding de la CDEEE, con sendas subadministraciones de Generación de Energía Térmica y de Energía Renovable (hidro, eólico, solar, etc.)… Entiendo que es más conveniente la opción 3.

Se requieren reglas claras para todos. Una institución del sector, con autoridad, debe ser la responsable de planificar lo que tenemos que hacer en el corto, mediano y largo plazo, ajustando estos planes conforme la realidad del mercado. Una Central de Generación no se puede instalar donde más le guste a un promotor o inversionista. Conforme a un plan, el Estado tiene que establecer «cuándo», «dónde», «cuántos megavatios» y «con cuál» combustible quiere que se instale generación en el país, para con ello, planificar también las redes de transmisión que se requieren para inyectar esa energía al sistema.

Una regla simple para un país pequeño como el nuestro es definir al 2025 tres grandes centros de generación de 1,500 MW cada uno en el Norte, Sur y otro en el Este, interconectados por la Red o Autopista a 345,000 voltios, que definirían las tres islas eléctricas en las que se puede desacoplar actualmente el Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI), con autosuficiencia energética cada una sin tener que llegar a un Black-Out general. De esta manera solo quedarían de manera radial las energías renovables, debido a que las mismas se instala donde lo defina la naturaleza.

Otra regla importante es definir y establecer hasta dónde llegará el Estado instalando generación y qué oportunidades tendrá el sector privado. ¿Una relación 50/50, 60/40, ó 70/30?, La que sea, pero establecerla. Entonces cuando llegue el momento de instalar nueva generación eficiente, el sector privado tendría la prioridad de instalarse con una reglas predefinidas y, si no lo hace, lo haría el Estado.

Lo que no puede seguir ocurriendo, es que no se instalen las plantas en el momento indicado, porque esos errores traen las tempestades que hoy nos embaten: Una electricidad cara y precaria.

 

© 2010-2017 Fundación Energía y Desarrollo.