El Transporte Público en Santo Domingo

Costo Transporte publico

Escrito por Laura Flores

Santo Domingo.

República Dominicana tiene un sistema de transporte público complejo y no me atrevo a calificarlo de ineficiente, pero sin duda con grandes áreas de oportunidad. Por un lado, tiene un moderno metro cuya capacidad diaria se estima en 200 mil personas. Por otro lado, están los famosos “conchos” y” motoconchos” cuyo número no me ha sido posible y capacidad de transporte es desconocida, depende más de la urgencia del usuario que la capacidad física y recomendada.

Los conchos, o taxis colectivos, son automóviles de cuatro puertas de modelos económicos con una antigüedad entre los 5 y  los 30 años de uso por ejemplo: Un típico Tsuru 1990. Estos autos transportan tres personas en la parte frontal y de cuatro a cinco personas en la parte posterior. En total transportan entre 7 u 8 personas. Es decir, donde usualmente se sienta el piloto y el copiloto va una tercera persona sentada con una nalga en el asiento del conductor y otra nalga en el asiento del copiloto. En la parte posterior, donde por especificación del automóvil deben de ir 3 personas, van sentadas 4 o 5, dependiendo de diversos factores como el saberse acomodar,  la urgencia de las personas, así como de la presencia o no de algún infante. En los casos de ir a acompañados por infantes las personas pueden optar por pagar el pasaje del niño o llevarlo en los regazos. El costo por viaje es de RD$25 equivalentes a unos 60 centavos de dólar.

La segunda opción de transporte público es la de los moto-conchos.  Este medio de transporte consiste en una motocicleta conducida por un hombre valiente e inconsciente que transporta entre dos y cinco personas que al igual que él son poco inconscientes o con poca aversión al riesgo. Uno puede encontrar el sitio de los moto-conchos en la entrada de los pueblos, en la entrada de algunos barrios, o cerca de los supermercados. Sin duda alguna, este es el medio de transporte más inseguro. En qué baso esta opinión, primero porque los pasajeros del moto-choncho no usan casco, sólo se sujetan de la cintura del conductor, viajan con múltiples objetos como son tanques de gas, bolsas de supermercado, la motocicleta va zigzagueando en medio del tráfico, no tiene espejos retrovisores, y en ocasiones respetan las señales de tránsito como son los semáforos. La tarifa mínima de este transporte es RD$25, lo mismo que un concho, pero con la particularidad de que si son más cuadras de lo establecido como básico te cobran más, tal puede llegar a ser el caso que un moto-concho te puede llegar a cobrar lo mismo que un taxi individual, por distancias similares.

La tercera opción común de transporte público son los buses llamados OMSAs. Las OMSAs en mi opinión es la segunda forma de viajar más cómodo que uno puede encontrar en la ciudad de Santo Domingo. Inclusive es más barato el pasaje en “guaguas” OMSAs que los conchos y moto-chonchos. Un viaje en OMSA te puede costar entre 10 o 20 pesos dependiendo si tiene o no aire acondicionado.  La única dificultad que tiene las OMSAS es que hay pocas funcionando y tienen paradas definidas (los conchos y motoconchos paran donde sea, donde sea me refiero a que te pueden bajar hasta en medio de una glorieta si el “tapón” se los permite). Sin embargo, aunque hay paradas definidas estas son sólo para los pasajeros, los conductores no tienen que hacer parada, bueno si tienen que hacer, pero no las hacen siempre. Ellos paran únicamente cuando ven alguien esperando o cuando escucharon el grito de alguno de los pasajeros avisándoles su necesidad de quedarse en esa parada o cuando alcanzan a ver a una belleza dominicana caminando hacia la parada, siempre con la esperanza que ella decida subirse a su transporte. Así que el día que uno tiene suerte puede encontrar una OMSA en circulación y haciendo parada donde usted cree que van a parar. Pero si una tiene esa suerte, pues puede viajar cómodo y barato.

Finalmente, está la mejor opción de todas: el metro. Este sistema está nuevo, es moderno y sólo pagas RD$20.  Obviamente en horas pico uno va parado y un poco incómodo, pero nada que no se viva en los metros de las grandes metrópolis como México o Nueva York.  De América Latina sólo el metro de México es más barato que el metro de Santo Domingo y si se compara los precios de metro de la región contra los precios de otras partes del mundo la diferencia es todavía más significativa, como se puede apreciar en la imagen. Sin embargo, el metro tiene pocas paradas y sólo dos líneas. Por lo tanto es necesario conjugar el uso de metro con las otras opciones como son los conchos,  moto-conchos y OMSAs, que son las opciones que circulan entre las calles de Santo Domingo.

En definitiva el costo por transporte público urbano que se paga en Santo Domingo es bajo, pero así mismo es la calidad del servicio. El servicio es deficiente y/o  la oferta de transporte de buena calidad escasea o no llega a todos lados como son el metro y las guaguas OMSAs. Por lo tanto, es necesario que más funcionarios viajen en transporte público y que se den cuenta de que necesitan hacer inversiones y modificaciones al respecto. En vía de mientras a los usuarios no nos queda más que seguir poniéndole cara buena y gozar del merengue, bachata o dembow que uno puede escuchan en el radio, porque sea el transporte público que sea uno siempre va a encontrar a un dominicano sonriéndole y escuchando música a todo volumen.

© 2010-2017 Fundación Energía y Desarrollo.