EEUU será primer productor mundial de petróleo en el 2016

pump jack oil field

Fuente de: laverdad.com.do

LONDRES.- Estados Unidos se convertirá a partir de 2016 en el primer productor mundial de petróleo, un año antes de lo previsto anteriormente, lo que permitirá a la mayor economía mundial ser prácticamente autosuficiente en materia energética para 2035, según las proyecciones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

No obstante, la agencia espera que a partir de la próxima década los países productores de Oriente Próximo recuperen el protagonismo como principales proveedores de la creciente demanda asiática.

En este sentido, el economista jefe de la AIE, Fatih Birol, señaló en una entrevista con Reuters que espera “un aumento del crudo liviano de esquisto” hasta 2020, aunque advirtió que, debido a la base limitada de este recurso en EEUU, después de 2020 habrá un mayor dominio del petróleo de Oriente Medio.

Por otro lado, los pronósticos de la AIE contemplan una subida gradual de los precios del petróleo hasta alcanzar los 128 dólares por barril para 2035, un precio que permitiría desarrollar las tecnologías necesarias para explotar los nuevos recursos energéticos.

Así, la organización calcula que hasta 2035 la demanda de petróleo mundial crecerá aproximadamente un tercio desde los niveles registrados en 2011, aunque destaca que el peso de los combustibles fósiles en el ‘mix energético’ bajará al 76% en 2035, desde el 82%.

En cuanto al suministro, la AIE prevé que se alcancen los 101 millones de barriles diarios en 2035, frente a los 89 millones de barriles al día de 2012.

En este sentido, el crudo convencional pasará de representar el 80% de la producción 2012 a apenas dos tercios en 2035.

China será el mayor consumidor.

Asimismo, la organización internacional pronostica que, primero China, y luego India, superen a EEUU como mayores consumidores energéticos a nivel mundial, por lo que subraya la importancia del desarrollo de la producción en Oriente Próximo para dar respuesta a la creciente demanda asiática.

© 2010-2017 Fundación Energía y Desarrollo.