Plantas a carbón encienden debate sobre su efectividad ante la crisis

shutterstock_127000919

Fuente: listin.com.do

Santo Domingo

Todos los agentes del mercado eléctrico coinciden en la necesidad de introducir nueva generación de bajo costo al sistema, o que abra las puertas para reducir el déficit que cada año entrega el gobierno para sostener las empresas distribuidoras de electricidad (EDE). En 2014 se erogarán, por lo menos, RD$53,000 millones en subsidios al sector.

En lo que no hay consenso es en quiénes o cuáles protagonistas (público o privado) deben liderar el plan para la construcción de nuevas generadoras. El Gobierno, a través de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), dio el primer paso con la licitación de dos plantas a carbón de 300 megavatios cada una, cuyo proceso está en fase final y recibió propuestas de cuatro empresas.

El vicepresidente ejecutivo de la CDEEE, Rubén Jiménez Bichara, apuesta a que esta vez sí habrá éxito en la ruta hacia una salida definitiva de la crisis. Sabe que no dejará resuelto el problema, pero que lo dejará “bien encaminado”. Alega que el país no puede esperar más por la entrada de nueva generación y que el sector privado, de todos modos, requeriría de garantías especiales para embarcarse en un proyecto como el que impulsa.

En el otro lado del cuadrilátero está la Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE). Está entidad, que agrupa a la mayoría de los generadores privados, cuestiona si sólo con la reducción de los costos de generación por la introducción de nuevas tecnologías las distribuidoras de electricidad podrán operar sin necesidad de subsidio y sin déficit.

Un documento de la ADIE señala que Edeeste, a manera de ejemplo, compra a US$130 el megavatio, equivalentes a US$0.13 el kilovatio, y vende bajo la tarifa subsidiada a US$210 el mega, igual a US$0.21 kilovatio, y a pesar de ello necesita ser subsidiada por el Estado y es deficitaria.

Esta es una de las razones por las cuales la ADIE sostiene que la entrada de dos plantas a carbón, que suman 600 megas, no será suficiente para lograr un mejor desempeño de las distribuidoras. El vicepresidente ejecutivo de la entidad considera que deben trabajarse otros aspectos que también son fundamentales.

EL ESTADO DEBE ENFRENTAR LA DEUDA
Para Milton Morrison, vicepresidente ejecutivo de la ADIE, el Estado debe enfrentar con seriedad el pago de la deuda acumulada y encontrar mecanismos concretos para su saldo en un tiempo razonable, ya que la situación no puede mantenerse de manera indefinida.

Afirmó que el sector privado debe recurrir a financiamiento para cubrir las cuentas por cobrar, debilitando su posición de crédito en el mercado.

“La falta de pago a tiempo y en las cantidades necesarias crean un ruido innecesario para la inversión”, sostiene el ejecutivo de la ADIE. A su entender, el problema energético debe ser encarado con transparencia y sin injerencia política.

© 2010-2017 Fundación Energía y Desarrollo.