Nuevas plantas apenas aliviarán crisis eléctrica

2DA39AA5-D636-425E-BD2D-0E068E36E88C.jpg__680__460__CROPz0x680y460

Fuente Listín Diario

La Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) presenta los nuevos proyectos de generación a carbón como una parte de la solución del problema energético, esencialmente porque contribuirán a bajar el precio del kilovatio hora y dará al Gobierno una mayor capacidad de negociación con los generadores.

Y tiene razón. Las estadísticas oficiales establecen que uno de los principales retos que tiene el sistema es bajar los niveles de pérdidas, o lo que es lo mismo, subir las cobranzas. Sin embargo, durante los últimos cinco años el nivel de reducción del déficit ha sido casi nulo. El año pasado, por ejemplo, el subsidio finalizó sobre los US$1,200 millones, a pesar de una administración de la demanda.

Los resultados de la gestión de las distribuidoras de electricidad (EDES) en los últimos años establecen que no todo está en contratar energía más barata, sino que una de las debilidades de mayor impacto está en la deficiencia de las empresas que están llamadas a cobrar la energía que retiran de los generadores. Los proyectos de inversión para rehabilitar redes, transformadores y segmentación de circuitos deberán apurarse.

Las distribuidoras retiraron o compraron 10,211 gigavatios hora de energía en 2008, pero apenas cobraron 5,742, un 56.2%, lo que indica que las pérdidas, en este primer tramo, alcanzaron casi el 44%. Habría que sumar el déficit relacionado con las operaciones.

En 2009, que se inició un proceso lento de recuperación de la energía cobrada en comparación con la comprada a los generadores, las EDES compraron 10,226 gigavatios y cobraron 5,975, equivalentes al 58.4%. Al año siguiente la compra de energía desde los generadores llegó a 11,092 gigavatios y el cobro fue de 6,512 gigas, para un 58.7%, lo que establece que se quedó prácticamente igual al período anterior, con un ligero aumento de 0.3 puntos porcentuales.

La lentitud en la recuperación de la energía comprada siguió en 2011. Este año las EDES adquirieron 11,123 gigavatios y cobraron 6,573, un 59.1%, lo que establece un aumento de apenas 0.4 puntos porcentuales respecto a 2010.

Durante 2012, año en que el subsidio terminó sobre los US$1,200 millones, las EDES adquirieron 11,552 gigavatios hora y cobraron 7,041, equivalentes al 61%, lo que establece que las pérdidas, tomando en cuenta sólo esta variable, terminaron en 39%.

Las estadísticas del comportamiento financiero y de gestión de las empresas de distribución establecen que la solución al problema energético no está cerca.

De hecho, las autoridades han dicho que al 2016, fecha en que terminan parte de los contratos con los generadores, estarán las bases para la solución definitiva del problema energético.

El vicepresidente ejecutivo de la CDEEE, Rubén Bichara, ha dicho en más de una oportunidad que en tres años habrá una solución a la crisis y que la salidad está en que entre nueva energía de bajo costo, pues de esa forma también bajará el subsidio que cada año entrega el Estado al sector para la sostenibilidad financiera.

Según las estadísticas, sólo en el Distrito Nacional se recupera más del 80% de la energía que se despacha a los clientes. Hay provincias  donde apenas se recupera el 20%.

PÉRDIDAS EN LOS CIRCUITOS 24 HORAS
Datos de la CDEEE establecen que el total de clientes 24 horas de las tres distribuidoras es de 243,518. Sin embargo, ninguno de los circuitos en que están registrados estos usuarios califica para recibir 24 horas de electricidad, pues el parámetro establecido es de pérdidas por debajo del 10% y en ningún caso se cumple con este requisito.

El caso más cercano a la línea hábil para recibir 24 horas se da en un solo circuito. Se trata del CUAR 101 (Edesur), que abarca los sectores Las Flores y El Yaquito de Cristo Rey; avenida Máximo Gómez desde Los Mártires hasta la Pedro Livio Cedeño, donde las pérdidas registradas a marzo son de 14% y un nivel de cobranza de 77%. En esta división hay 3,401 clientes. La mayoría de los circuitos dejan pérdidas a las EDES.

 

© 2010-2017 Fundación Energía y Desarrollo.